Descubre cómo funciona un extintor de incendios o matafuegos

Puede salvarnos la vida e incluso nuestros bienes materiales en un incendio. Durante esos infortunados eventos un extintor de incendios puede ser la diferencia entre un accidente y un suceso más grave.  Pero es imprescindible saber cómo usarlos correctamente, lo que a su vez hacer surgir la pregunta ¿cómo funciona un extintor de incendios o matafuegos? Esa interrogante se responde en este post junto a otras relacionadas.

extintor

Debido a la gran importancia de estos artefactos, constituyen un artículo de seguridad obligatorio en diversos espacios. De hecho, se establece de esta manera tanto en lineamientos de seguridad internacionales como en las legislaciones de múltiples países. No obstante, no todo extintor de incendios puede sofocar cualquier llama. Es aquí donde tiene relevancia el conocimiento que se tenga sobre el tema.

¿Qué es un extintor?

Un extintor de incendios -al cual también se le denomina matafuegos o extinguidor- es un equipo de seguridad que sirve para apagar llamas. A grandes rasgos, suele ser un recipiente de color rojo birllante con una manguera negra adjunta, a través de la cual se expulsa el contenido. Si bien resultan de gran utilidad, se deben emplear correctamente para evitar diversos riesgos ocasionados por su mala manipulación como:

  • Quemaduras
  • Asfixia
  • Intoxicación
  • Explosión

Por lo tanto, resulta importante informarse sobre cómo utilizar estos artículos, lo cual incluye saber cuándo llamar a un equipo bomberil y dejar las situación en las manos de los profesionales. De esta manera, se podrá extinguir un incendio o llama de manera rápida y evitar daños mayores y accidentes durante el uso del equipo de seguridad. En ese sentido, ayuda conocer los diferentes tipos de extintores de incendios.

¿Cómo funciona un extintor de incendios o matafuegos?

La mejor forma de entender cómo funciona un extintor de incendios o matafuegos es conocer antes cómo se genera el fuego. Para que una llama se produzca se necesitan tres elementos combinados: combustible, oxígeno y calor. Por lo general, los extintores de incendios funcionan separando el combustible del oxígeno. Así es como se sofoca la flama, que no puede existir sin uno de estos componentes.

Visto desde otro punto de vista, el fuego es un triángulo, que componen tres partes. Los extintores de incendios aíslan uno de ellos y así los descomponen. Pero, dado que hay varios tipos de combustibles (materiales con la capacidad de arder) que pueden originar fuego, también se encuentran distintos tipos de matafuegos.

¿Cuáles son los tipos de extintores de incendios que existen?

La clasificación de los matafuegos (A, B, C, D, K) se basa en el tipo de material inflamable que puede generar un incendio. El combustible que provocó la flama representa un factor importante a tener en cuenta. Ya que si se emplea un extinguidor incorrecto, el esfuerzo sería inutil y, en cambio, la persona podría incluso llegar a avivar la llama. Los siguientes son los cinco tipos de extintores de incendios que existen y para qué casos sirven:

  • Extintores de incendios tipo A: Debe emplearse sobre papel, cartón, maderas, telas y plásticos de diverso tipo.
  • Extintores de incendios tipo B: Se utilizan en incendios ocasionados por gasolina, petróleo y pinturas
  • Extintores de incendios tipo C: Se aplican sobre materiales, equipos e instalaciones eléctricas.
  • Extintores de incendios tipo D: Están creados para disipar las llamas en elementos químicos como sodio, potasio y metales como aluminio, titanio, magnesio,
  • Extintores de incendios tipo K: Fueron concebidos para utilizar sobre grasas (vegetales y animales) y aceites de cocinas, bien sean industriales o de domicilios.

Para identificar de qué tipo es un extintor de incendios, sólo debes leer su etiqueta. La clasificación se destaca con una figura geométrica de color y la letra correspondiente (A, B, C, D, K) impresa en blanco. En muchos casos podrás ver junto a la letra un gráfico que te ayude a identificar cuál es el tipo es el matafuegos que tienes delante.

El matafuegos multipropósito

Uno de los matafuegos más comunes de uso casero es el denominado ABC. Ya que es simultáneamente de tipo A, B, y C, se le conoce también como extintor multipropósito. Este equipo de seguridad contiene un agente extintor que resulta útil para combatir incendios de estos tres tipos con la misma eficacia, por lo cual resulta de gran practicidad.

Se trata de un tipo de extinguidor que, por lo general, funciona gracias a un producto químico seco (al cual se refiere en ocasiones por la siglas PQS), cuyo principio activo es el fosfato monoamónico. Este se mezcla a su vez con el sulfato de amonio. Se encuentra en varios tamaños, que van desde las 5 hasta las 120 libras.

Cabe destacar que siempre es importante identificar el agente que ha causado el incendio antes de intentar disipar el fuego, para así actuar de manera apropiada según sea el caso.

¿Cómo utilizar un extintor de manera correcta y segura?

Al igual que ocurre con otros equipos de seguridad, hay ciertas indicaciones que deben seguirse para utilizar un extintor de manera correcta. Así su manipulación resultará segura para quien lo emplea y las personas alrededor. Para ello, sigue los pasos que se indican a continuación:

  • Halar la anilla que tiene el pasador ubicado en la parte superior del extinguidor para remover el precinto de seguridad
  • Ejerce presión sobre la maneta.
  • Rociar el contenido del matafuegos en la misma dirección del viento, lo cual te mantendrá fuera del alcance de la llama y el humo.
  • Aplicar el extintor de incendios sobre la base del fuego, mientras conservas el recipiente en posición vertical. De lo contrario el contenido se dirigirá al aire y no al material que se encuentra en llamas.
  • Realizar movimientos de izquierda a derecha, siempre sobre la base.

Cabe destacar que los matafuegos se emplean para sofocar incendios incipientes. Si las llamas son demasiadas o no has podido apagarlas, debes llamar a los bomberos. Si sigues estas indicaciones, podrás evitar tener inconvenientes durante una situación de emergencia que ya de por sí resulta delicada.

¿Cuáles son las partes de un extintor de incendios?

Existen diferentes tipos de extintores de incendios, como se ha señalado previamente, y en función de lo cual puede variar el color de este equipo de seguridad, aunque los más comunes son los de cuerpo rojo. No obstante, todos ellos tienen varios elementos en común. Para que puedas familiarizarte mejor con este artefacto, a continuación se describen las partes de un extintor de incendios:

* Extintor de incendios – Foto 02 *

  • Agente extintor: El agente extintor -al cual también se le concoe como ingrediente activo- es el componente de color blanco que sse expele del tanque del extintor de incendios al utilizarlo. Tiene una consistencia que se asemeja a la de la espuma y es lo que sofoca la llama. Varía de un tipo de extinguidor a otro. Puede ser polvo químico seco (PQS), polvo universal ABC, nieve carbónica (dióxido de carbono enfriado), halogenados, espuma AFFF o incluso agua.
  • Anilla de seguridad: Esta es una anilla que tiene la función de asegurar que el extinguidor no se accione de manera accidental. Que se encuentre intacta es una garantía de que no ha sido utilizado. Es importante conocer esta parte de un extintor de incendios, así recordarás que hay que retirarla antes de usar el equipo.
  • Boquilla: Se encuentra en el extremo de la manguera del equipo. Gracias a esta parte del extintor de incendios se puede dirigir su contenido de forma más directa hacia la fuente del incendio. También permite graduar la fuerza con la cual se libera el producto de la botella.
  • Cilindro, botella o tanque: Es la mayor parte del cuerpo del matafuegos. Aunque en muchos casos es de color rojo, según su tipo también puede ser verde o amarillo. A este elemento se adjuntan todas las otras partes del extinguidor. También tiene adheridas las etiquetas que indican datos importantes como su tipo (A, B, C, D, o K), su fecha de vencimiento y la última revisión que tuvo el equipo.
  • Manguera: Se encuentra presente en muchos tipos de extintores mas no en todos. Es una especie de tubería o cilindro rígido y, por lo regular, de color negro. Su función es permitir dirigir el contenido del extintor de incendios en la dirección que se desea. De esta manera, puede aplicarse de forma controlada y directa sobre el lugar necesario para apagar el fuego.
  • Manómetro: Mediante la lectura de este instrumento es posible determinar el nivel de presión que tiene el gas presurizador del matafuegos. Esta es una parte común de todos los extintores de incendios y tiene a su vez otra, una aguja que indica el grado de presión. Lo normal es que se encuentre en verde, una señal de que el equipo está en óptimo estado. Cuando la aguja está en rojo indica un desperfecto.
  • Nitrógeno: La función de este ingrediente gaseoso, que se encuentra en el interior del tanque, es conservar la presión que se requiere para que el químico que actúa como extintor salga de forma apropiada del cilindro.
  • Palanca de disparo: Una palanca no muy grande, la cual hay que presionar como una especie de gatillo para lograr accionar el matafuegos, de manera que se libere el agente extintor desde el interior del tanque. Para hacerlo, es necesario retirar previamente la anilla de seguridad, de lo contrario no podrá utilizarse el equipo.
  • Tubo de sifón: Este es una parte del extintor de incendios que no podrás ver, ya que está ubicada en el interior del tanque. Es a través de este tubo que el agente extintor viaja hasta el exterior.
  • Válvula de salida: Se encuentra conectada directamente a la palanca de disparo y al tanque. Esta pieza metáliza de color cobrizo hace posible que ingrediente activo del matafuegos se expulsado desde interior del cilindro hacia el exterior.

Deja un comentario